There was an error in this gadget

Friday, April 22, 2011

PACTO DE SILENCIO EN CASO LORENZO

SHARON GONZÁLEZ, una de las abogadas de Cacho, dijo que si las autoridades es tán esperando que las niñas declaren sobre la muerte de Lorenzo pues no tienen caso. ARCHIVO / EL NUEVO DÍA
la encargada de uno de los hogares sustitutos donde fueron llevadas las menores tras la remoción.

Según supo El Nuevo Día, las menores le han revelado algunos importantes detalles de los hechos de la noche en que murió Lorenzo a algunas de las personas que las han tenido a su c a rg o.

La más pequeña de las niñas, por ejemplo, ha dicho que ella vio a Lorenzo después de que fuera atacado, pero antes de morir. Pero esta misma niña ha dicho que Cacho le indicó que no le dijera a nadie lo que había pasado con Lorenzo.

Mientras, la niña mayor ha dicho que su abuela, Yvette González, le dijo que tenía que recordar que los eventos que desembocaron en la muerte de su hermano comenzaron a las 5:00 de la mañana del 9 de marzo.


`APUNTA, PARA QUE NO OLVIDES’
Esa intervención de González trascendió en una resolución del Tribunal de Apelaciones en la que se le negaba a la mujer una petición para intervenir en el caso de custodia sobre las menores. El Tribunal calificó de "inter vención indebida" esas actuaciones de la abuela en cuanto a las niñas.

Esa misma niña ha dicho que su abuela le dijo que apuntara todo lo que había declarado para que no se dieran cuenta de que estaba mintiendo. El Nuevo Día supo también que las niñas le han expresado a las personas que las han cuidado que desean que su madre diga la verdad para que se acabe todo el problema en torno a la muerte de su hermano Lorenzo.

Cuando se difundió la determinación de Tribunal de Apelaciones, el secretario de Justicia, Guillermo Somoza Colombani, dijo que una de las razones que había impedido que el caso se solucionara era la "intervención indebida" de Yvette González.

Otra resolución emitida ayer por el Tribunal de Apelaciones establece que Cacho al parecer ha intentado influenciar, presionar o manipular a las niñas para que no digan lo que saben sobre el asesinato de su hermano.

Mientras, el miércoles el fiscal Meléndez señaló que existe un "pacto de silencio" entre las personas que conocen lo que sucedió o que estuvieron en la casa de Cacho la noche que Lorenzo fue asesinado y que eso ha impedido que el caso sea esclarecido.


POR RICARDO CORTÉS CHICO
rco r tes @ e l n u evo d i a .co m



ANA CACHO y su madre, Yvette González, presuntamente han intentado influenciar a las hermanas de Lorenzo para que no digan lo que saben sobre las circunstancias en que fue asesinado el niño. ARCHIVO / PRIMERA HORA
LOS ESFUERZOS de la fiscalía en la investigación del asesinato del niño Lorenzo González Cacho se han concentrado en las últimas semanas en interrogatorios a personas que tuvieron a cargo a las hermanas del menor luego de que estas fueran removidas de su madre y entregadas a su padre, entre marzo y octubre del año pasado.

Según fuentes que conocen el curso de la investigación, las autoridades están tratando de indagar, a través de terceras personas, qué las niñas de 14 y 6 años han dicho de los sucesos en que su hermano fue asesinado, ya que las veces que los fiscales las han entrevistado las menores no han hablado.

Las niñas estaban en la residencia de la urbanización Dorado del Mar la madrugada del 9 de marzo del año pasado en que Lorenzo, de ocho años, fue salvajemente atacado y asesinado y las autoridades las consideran testigos de vital importancia.

Pero, según diversas fuentes, las muchas veces que han sido interrogadas no han ofrecido ninguna información que ayude a esclarecer el crimen.

Fuentes cercanas a la pesquisa indican que el testimonio de las niñas es lo que falta para que el Departamento de Justicia sienta que tiene el elemento que le falta para probar más allá de duda razonable el caso que, según altos funcionarios de la agencia, ya tienen armado contra la madre, Ana Cacho, y otros presuntos implicados en el crimen que no han sido identificados.

El miércoles, el fiscal general, Obdulio Meléndez, indicó que la agencia tiene evidencia que implica a Cacho en el asesinato de Lorenzo, pero la prueba es todavía insuficiente para probar los cargos más allá de duda razonable.

"El caso no se ha resuelto porque las niñas no han declarado", expresó una fuente ligada a la pesquisa.


`NO TIENEN CASO’
Sharon González, una de las abogadas de Cacho, dijo que si las autoridades están esperando que las niñas declaren sobre lo que puedan conocer acerca de la muerte de su hermano, "pues no tienen caso".

"Son testigos que el estado tiene acceso a ellos. Si es eso lo que esperan (que las niñas digan lo que saben) pues no tienen caso.

A un año de que ocurrieron esos hechos se sabe que a las niñas las han entrevistado en múltiples ocasiones, no solo por los fiscales, sino por las procuradoras, las trabajadoras sociales y los psicólogos", dijo.

Entre las personas recientemente citadas por la fiscalía a ofrecer declaraciones sobre el caso se encuentra la primera trabajadora social asignada al caso, Vanessa Santana, y Evelid López,

No comments:

Post a Comment