There was an error in this gadget

Friday, September 16, 2011

Pobre atención de Familia al caso del niño perdido


El Departamento no alertó a Interpol correctamente hasta agosto de este año
 
Por Gloria Ruiz Kuilan / gruiz@elnuevodia.com
La negligencia y la burocracia del Departamento de la Familia (DF) así como problemas en las relaciones maternofiliales sirven de telón de fondo a la desaparición de un menor de 15 años, cuyo paradero se desconoce hace 10 meses.
Así se desprende de los documentos oficiales del DF y de la versión ofrecida ayer por la Interpol, agencia internacional encargada de investigar.
El DF no respondió ayer a una petición de entrevista, a pesar de que se aseguró en varias ocasiones que se estaba gestionando. Previamente, la ayudante de la secretaria de Familia, Brenda Liz González, insistió en que el caso se atendió de la manera correcta.
Pero el director de la Interpol y ayudante del secretario de Justicia, Albert Grajales, dijo que no fue hasta agosto que el DF le dio el número de querella y otros documentos que faltaban para que fueran activados.
“Oficialmente fuimos alertados el 25 de febrero de 2011 por un técnico del DF que llamó notificando de la desaparición del menor. Hay un protocolo y pedimos los documentos para hacer el caso. Nos dieron información parcial y entonces para agosto de este año nos dieron los demás documentos”, dijo.
Explicó que el protocolo de la agencia establece que las querellas con toda la información requerida, dan pie a un caso y no una mera notificación.
Agregó que de febrero a agosto trataron “en varias ocasiones de contactar al técnico, pero hubo un cambio de técnico (del DF) y ahora fue que pudimos empezar el caso, para agosto”.
“Como hay un menor envuelto, no podemos divulgar lo que está pasando, pero el caso está abierto. Un agente tiene el caso en estos momentos”, dijo Grajales de manera escueta sobre el estatus de la pesquisa.
Precisó que entre los documentos entregados en agosto está la querella policial que da cuenta de la desaparición de Wilson Borrero Lugo, de 15 años. Éste desapareció en noviembre del 2010 de un hogar de crianza, sin que la agencia le informara a su madre, Marisol Lugo. La mujer se enteró de la desaparición de su hijo durante una vista en el tribunal el mes pasado.
Ayer, el abogado de Lugo, Arnaldo Irizarry dijo que no se habían comunicado con su cliente. “Hemos hecho gestiones pero han sido infructuosas. Ella está impedida de tratar de hacer contacto para obtener información del niño. Ella está con las manos atadas”, dijo en referencia a que no posee la custodia del menor.
Borrero Lugo y sus tres hermanos estaban bajo la custodia del DF.
Desde el 2006 Lugo tiene referidos al DF que fueron fundamentados y provocaron la remoción de sus hijos, pero no por consumir drogas frente a ellos y no darle alimentos como inicialmente se dijo. A la mujer se le acusó de negligencia en el cuido de sus hijos y de maltrato emocional por ponerle “nombres despectivos” y reprenderlos con palabras soeces, indican documentos oficiales del DF. Los documentos también indican que los menores alegadamente “presentan problemas de conducta, tienen hiperactividad y no respetan”.
Qué se debió hacer
Radicar una querella por la desaparición del menor.
Alertar a la Interpol.
Solo en algunos casos se pone en vigor el Alerta Amber.
Dar conocimiento al trabajador social asignado al caso.
Notificar al tribunal.

No comments:

Post a Comment