There was an error in this gadget

Wednesday, June 15, 2011

Gobernador lanza advertencia al fiscal del caso Lorenzo

Luis Fortuño dice que Justicia debe preocuparse por probar el caso del asesinato en los tribunales y no en los medios
Por Ana Teresa Toro/ ana.toro@elnuevodia.com
A raíz de la controversia generada ayer por las expresiones del fiscal general Obdulio Meléndez en torno a la pesquisa sobre la muerte del niño Lorenzo González Cacho, el gobernador Luis Fortuño opinó hoy que los casos criminales se deben discutir en los tribunales y no en la prensa.
Sin mencionar nombres de funcionarios, Fortuño pareció lanzar una advertencia al fiscal Meléndez que causó revuelo ayer cuando dijo en una entrevista radial que Justicia tiene evidencia que implica en el crimen a la madre del menor, Ana Cacho González.
“Todos queremos que este caso se esclarezca. A todos en el País nos ha tocado esta historia. Pero quiero ser claro en que los casos se deben discutir en los tribunales no en los medios de comunicación. El Departamento de Justicia tiene un rol, y es estar seguro que logra toda la evidencia necesaria para llevar todo el caso en los tribunales”, expresó Fortuño en La Fortaleza, donde hoy anunció la firma de una orden ejecutiva para desarrollar a Santurce como zona cultural y artística.
Ayer, Meléndez dijo que existe un “pacto de silencio” entre las personas que estuvieron en la casa de Cacho la noche en que Lorenzo fue asesinado o que conocen las circunstancias en que esto pasó.
Las expresiones del fiscal provocaron reacciones entre miembros de la comunidad legal, quienes dijeron que, con sus expresiones, el fiscal general violenta el derecho a un juicio justo que cobija a Cacho y minan la posibilidad de encontrar un jurado que pueda examinar con imparcialidad los hechos, si algún día se presentan acusaciones.
Además, es la primera vez que las autoridades hablan abiertamente sobre la evidencia que podrían tener contra Cacho González, quien ha sido la única señalada hasta el momento como sospechosa del crimen ocurrido el 9 de marzo de 2010 en la casa de la familia en Dorado del Mar.
Lorenzo, que tenía ocho años al momento de su muerte, fue atacado salvajemente con objetos contundentes y punzantes en la madrugada del 9 de marzo, en la residencia que compartía con su madre y hermanas en la urbanización Dorado del Mar.
Murió poco después de las 5:00 a.m. en el Centro de Diagnóstico y Tratamiento (CDT) de Dorado, a donde lo llevó Cacho tras, según la versión que ha sostenido siempre, encontrarlo moribundo en la cama de su hermana.

No comments:

Post a Comment